¿Por qué hoy?

Hoy 19 de septiembre del 2017, después de 32 años se repite una istoria que no nos gusta contar.

Captura de pantalla 2017-09-25 a las 12.17.02

 

Me pregunto ¿por qué hoy? pues esta coincidencia de fecha ha hecho que todo México se estremeciera del miedo y de la tristeza.
He llorado mucho desde entonces y siento impotencia. ¿qué podemos hacer para ayudar? Debemos doar dinero, despensa, medicinas, ropa y herramientas con todo nuestro amor y la esperanza de que llegue a las mejores manos. Pues México necesita mucha ayuda. No solo la Ciuad de México, sino que también en Morelos, en Puebla, Oaxaca y Chiapas.

 

Así debemos recordar todos los desastres naturales que hn sucedido resientemente ¿qué le estamos haciendo a nuestra Tierra? yo creo que ella nos está hablando, nos advierte y nos intenta controlar. Para ella somos una plaga, no hacemos bien aquí. Nosotros hemos causado el cambio climático, le hacemos daño a los animales, a las demás especies. Nosotrso somos causa de lo que nos sucede.

Me llamó la atención que un niño dijo que para que todo parara el ser humano debía extinguirse, todos debíamos morir. Pero yo creo que esa no es la solución a lo que hacemos. El primer paso es el cambio. Nosotros hemos hecho esto, nosotros lo podemos revertir. En primera debemos cambiar nuestras formas de vida, debemos espetarnos a nosotros mismos y al planeta. No podremos cambiar si peleamos y solo nos interesa lo material. Debemos ser críticos y pensar en loq ue pasa en nuestras vidas. Debemos actuar y no solo decir.

Eso es horrible de contar. Platicamos bastante sobre estos eventos que ocurren ahora en los uber y otros transportes con plataformas. Creemos que no debería haber corrupción ni vandalismo en estos. Deben haber soluciones para cuidarnos sin tener que ir acompañadas a todos lados. Debe haber alg en donde no pase nada si vas como mujer.

 

Así en esta clase terminamos hablando de lo horribles que son los feminicidios, que pasan en la actualidad a pesar de la modernidad en que vivimos. Por eso mismo yo creo que seguimos estancados. Nosotras las mujeres aqui no estamos seguras ni lo sentimos así. Debemos ir con alguien, no podemos estar solas, no queremos estar solas.

¿Por qué está pasando esto? El hombre ve a la mujer como algo de su propiedad, como un objeto. Por ello se seinten muchos con la libertad de acosar. Nos hemos sentido acosadas algun vez.

Debemos unirnos nosotras para contraarrestar lo que pasa. Debemos ser fuertes, no olvidar y alzar la voz. Cueste lo que cueste. A pesar de que nos llamen locas por la referencia que hacen de las mujeres que llegan a los excesos. Debemos luchar por la equidad con el fin de sentirnos seguras y en paz. No queremos tener el poder, solo queremos vivir bien en este mundo.

 

El cubismo y sus ralidades.

Captura de pantalla 2017-09-14 a las 1.25.33.png

Esta clase fue muy diferente. Anna, mi compañera decidió darnos una clase sobre el cubismo; solo porque a ella le pareció interesante hablarnos de eso. Conocí más a fondo de “El Guernica”, una de mis obras favoritas de Picasso. Supe su historia, la historia de los pintores principales de esta vanguardia. Conocimos el contexto y lo que es el cubismo. El cubismo como manera de protestar.

Me impresiona la importancia que tienen los hechos socio-históricos para las artes. Hablamos del fascismo, del nacionalismo y del socialismo. En general hablamos del siglo XX, de la economía, de la revolución Rusa y de la primera guerra mundial, la guerra de guerras. Los pintores más destacados nos enseñan lo que ven, lo que piensan y sienten de una manera surreal, con la participación de muchas figuras geométricas y colores no tan llamativos. Me encantó que es un arte que comienza el uso del Collage. Hicimos cada una nuestra propia pintura cubista. Fuimos artistas por una clase.

El cubismo sale un poco para mostrar otra realidad, así mismo de manera crítica. Es pintar los distintos planos o dimensiones de esta vida. Es mostrar distintas maneras de ver el mundo. Me significó el hecho de que pintar se convierte una manera de hacerse notar. El arte se vuelve un medio de comunicación de protesta y se vuelve más libre y creativo. Por lo mismo me llama mucho la atención de que Diego Rivera, gran pintor mexicano haya decidido utilizar esta técnica antes de adoptar la propia. Es un dato muy importante que me apena no haber sabido antes.

Creo que esto que pasa con el cubismo de ver una realidad de distintas maneras es el propósito de esta clase. Es ver la educación desde distintas dimensiones, entender los porqué y para qué. Así al educar, aprender y enseñar de distintas maneras podemos hacer nuestra unión de protesta.

Jueces y condenados

Esta sesión de la clase ha sido diferente y divertida. Hemos visto en el auditorio el episodio dos, de la temporada dos de la serie “Black Mirror”. Experimenté miedo, terror, perturbación, ansiedad, duda, entre muchas otras sensaciones y emociones.

Captura de pantalla 2017-09-05 a las 18.22.04

Era un episodio en el que el suspenso nos inmersa en una obra de teatro abierta en el que hacían que una persona que había cometido un crimen pasara todos los días por un mundo falso. La atormentaban y se burlaban de ella. Todo con el fin de educar. Enseñar lo que no se debe hacer al exponer a los demás.

En este episodio se hace un programa de justicia llamado Oso Blanco, en el que castigaban a las personas que cometían crímenes; específicamente el de una mujer que observó y ayudó a que su prometido asesinara y quemara a una niña. Este tema tenía muchos elementos de por medio.

Creo que no me puedo dar a explicar lo que pasa realmente. Pero si puedo presentar lo que sentí y lo que me dejó pensando.

Me pregunto:

¿Quiénes somos nosotros para juzgar?

¿Quiénes somos nosotros para condenar?

¿quiénes somos nosotros para educar de esa manera?

En esta vida nos burlamos de los demás, los juzgamos por errores que cometieron y que marcarán su vida. Somos jueces en masa. Hacemos justicia en la actualidad divulgando los errores de la gente. El problema está en que nos volvemos jueces, pero no queremos ser condenados.

Aceptamos que la gente sea castigada, como en este episodio. Pero si nosotros cometiéramos algo no nos gustaría que nos lo hicieran. Me impresionó que una de mis compañeras dijo que aceptaba este tipo de castigos, pero creo que no lo pensó a fondo. Pues es una regla de oro “no hagas lo que no te gusta que te hagan”. Y creo en lo personal que con violencia no se elimina la violencia.

Creo que la educación se llevó a cabo de manera errónea en el episodio. Se enseñaba con el ejemplo de la violencia, se enseñaba a no hacer. Y en mi opinión la educación debe ser amena, positiva, debe enseñar a hacer cosas buenas, debe ser equitativa, en comunidad, aceptada.

 

La red.

Después de momentos de discusiones comenzamos a hablar de nuestros problemas de exceso de comunicación en red. Nos hemos vuelto insensibles. Aquí también somos jueces. Ahora divulgamos los horrores que pasan en la actualidad: accidentes, relaciones sexuales, abusos sexuales, entre miles de cosas más. Hemos llegado a quitar la dignidad de las personas, su integridad. Al castigarlas en masa.

Pero también educamos así. Ahora mejor no hacemos cosas que puedan ser vergonzosas o malas para evitar que nos divulgan. Nos volvemos jueces, divulgamos videos de lo que no nos parece o nos burlamos, castigamos; pero no queremos ser condenados. Volvemos a lo mismo yo grabo, pero no quiero que me graben

 

Sed de saber lo que pasa en el mundo.

Ahora las redes sociales son algo indispensable en nuestras vidas. Uno ya no vive sin internet ni algo con lo que estar conectándose con los demás. Pero ahora creamos otras maneras de vernos a nosotros mismos. Publicamos partes de nuestras vidas que queremos que vean. Es decir solo lo bueno. Nos inventamos a nosotros mismos. Mostrar nuestra vida como lo mejor que podemos presentar.

 

Pero:

¿quiénes somos?

¿qué nos define?

 

¿nos define nuestra foto de perfil?

¿nos define lo que publicamos?

¿nos definen los errores?

Creo que en este mundo en que vivimos la cuestión no es condenar ni ser condenado. Ese es el problema central que veo en todo este asunto. Yo creo que debemos ser comunidad, debemos ser equipo. Buscar maneras positivas de combatir el mal. Y así me pongo a pensar: ¿qué puedo hacer con mi carrera, con tecnología, justicia y violencia que estamos viviendo en este momento? (alternativas para combatir, sensibilizar y darle un giro a lo que le estamos viviendo)

Creo que lo malo muchas veces se multiplica más en masa. Pero lo bueno también puede lograrse. Si poco a poco enseñáramos con el bien, crearíamos conciencia. Ya no seríamos jueces ni condenados. Debemos ser sujetos de aprendizaje y dejar de lado las cosas banales de las redes sociales y convertirlas en un medio de aprendizaje positivo.

 

Un mundo, muchos mundos.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 22.03.44

Creo que existen miles de millones de mundos.

 

Cada persona, sociedad y contexto en esta vida es un mundo entero que coexiste con otros mundos en infinitas galaxias.
Mundos adentrándose en agujeros negros.
Mundos chocando creando más mundos.
Mundos por morir.
Mundos por conocer.
Mundos desconocidos.
Mundos conocidos.
Mundos impensables.
En fin, con tantos mundos, para conocerlos debemos implemente voltear al cielo, estudiarlos, entenderlos según su tiempo y lugar.

 

El día de hoy hablamos de mundos, y nos preguntamos Qué pasa si robamos? ¿en qué mundo nos posicionamos para comprender, justificar o sentenciar un robo?

Hablábamos que había distintos tipos de robos, los de identidad, los de espacio personal, los de bienes materiales, los de bienes naturales, los excesivos, los de necesidad, los de oportunidades (nosotros robamos oportunidades a los necesitados, no material, si no físico.), etc.

 

Al preguntarnos por el que roba normalmente nos ponemos a ver en el individuo. Emitimos juicios sobre el que roba. A ese roba por necesidad, lo vemos bien. A ese que roba por diversión, o se aprovecha, lo vemos mal. Pero es ver al individuo, perdemos a capacidad de ver el entorno y nos convertimos en los patriarcas de ver quien esta bien o quien está mal. Nosotros no somos dioses para juzgar los mundos.

Y hay distintos tipos de mundos en los que entra la justicos. Pero, ¿qué es justicia?
Es dar a cada quién lo suyo
Y, ¿qué es dar a cada quien lo suyo?
¿lo tuyo es mío?
Y es cuando entendemos que cada mundo debe tener su lugar sin imponer en otros mundos, pero no hay mundos superiores que deban imponer a otros mundos.

Otro mundo del que hablar es el de la sociedad fracasada
Una sociedad fracasada es aquella en donde rige el egoísmo y las ganas de ganar.
Cuando no importa pasar por encima de los demás para llegar al poder y al dinero.
Cuando uno se siente inseguro.
Cuando no somos libres.
Cuando las mujeres deben salir acompañadas de un hombre.
Cuando hay miedo.
Cuando no tienes la libertad de vivir como quieres.
Cuando tu vida corre peligro en cualquier momento o en cualquier lugar, por culpa del hacer del ser humano y no por causas naturales.Somos una sociedad fracasada.
Una sociedad mexicana fracasada, todo un mundo que recorrer, entender y cambiar a partir de la cultura.

Un mundo para esta sociedad es la televisión que tiene papel importante en el día a día de muchas familias.
La pregunta es:
¿La televisión es una herramienta de unión o de distracción?
Considero que es de distracción.
No deja a las personas salir del mundo fantástico, misógino en ocasiones, irreal, cruel de vez en cuando, ignorante, entre otras cosas.
No deja avanzar, sino retroceder.
No deja que la gente piense críticamente ni reflexione.
Es un error de la humanidad (por el hecho del exceso), porque ya no solo es una distracción ni un medio de comunicación; es un muro que bloquea la comunicación, convivencia y desarrollo cognitivo del hombre.
Un medio que transmite cultura ignorante, estancada y fracasada.
Un medio que lleva a la gente a crear realidades ilusorias a partir de lo que ven.
Un montón de porquerías que empresas que van de la mano del gobierno, para mantener a la sociedad distraída, conforme y poco participativa.
Un medio de estancamiento social.

 

Somos sociedades fracasadas cuando lo único que queremos es vivir en otro lugar, a pesar de tener lo necesario y extraordinario en donde estamos. Soñamos y anhelamos ir por más y más, ser alguien que no somos. Deseamos esas personas y bienes materiales que no tenemos. Constantemente creemos que la vida esta en otra parte y ¿cómo no queremos eso después de vivir en un mundo fracasado?

Pero esta no es la solución, la solución es entender los mundos, es ver, observar, entender realidades para modificar el mundo fracasado y no querer viajar por el tiempo y el espacio para llegar a un mundo perfecto.

¿Para qué educamos?

Me pregunto qué piensa la gente sobre el por qué de la educación. En clase mencionamos lo que es imprescindible (para cada una de nosotras) que aprendan las personas que están en la comunidad más cercana a nosotros. En mi opinión eran la comunicación; la convivencia con el medio ambiente y en sociedad; la ética y los valores; habilidades físicas y agilidad mental. Lo interesante es que cada una de nosotras dijo distintos elementos, y concluimos que todos ellos eran indispensables para la educación básica de las personas de nuestro entorno. Entonces me pregunto ¿qué tiene de malo elegir una carrera por la cual especializarnos?

Mi dilema era en un principio el ejemplo de China en 10 palabras. Cuando Ha Jin explica que para China la mejora del sistema educativo fue completamente exitoso para educar a todos los jóvenes chinos. Pero ellos no lo vieron de esa manera, pues ¿de qué servía gastar el dinero en la universidad, si el hijo que estudiaba derecho por años terminaba siendo lava platos en un McDonald’s? ¿Estudiamos para pertenecer al sistema económico capitalista? ¿o para qué estudiamos?

Creo que nuestra forma de ver la educación debe cambiar, debe buscar un mejor México, vivir en armonía, convivencia, en sociedad y de manera ecológica. Debemos crear nuestras propias maneras de dar trabajos, de hacer oficios que propicien el respeto, la manera de vivir en comunidad, entre otras cosas. Y ahí es donde entramos a la discusión de la educación de las personas en pueblos marginados. Hablamos de la educación popular, que busca ir y trabajar con los pueblos marginados (aquellos que necesitan distintas herramientas para vivir “bien”), a educarlos y a formar conciencia de cómo mejorar el pueblo, el entorno, la convivencia, a partir de lo que ellos mismos necesitan, y de lo que ellos mismos pueden lograr.

Después entramos en un tema más antropológico sobre lo difícil que es que haya opiniones similares en la población, hablamos de la adopción gay, del matrimonio gay; y me sorprendió que varias de mis compañeras están en contra. A mi lo que me da miedo es lo que les pueda pasar a los niños adoptados con la sociedad. Entonces el problema no está con los gays, sino con la sociedad. ¿No creen que si dejamos que ocurran estas adopciones podamos llegar a vivir a ser tolerantes, como ahora llegamos a tolerar a los gays aunque antes era impensable? Si dejamos que las cosas que pasen crearemos una normalidad y nos acostumbraremos. Porque según lo vivido por nosotros lo mejor es tener una mamá y un papá. Pero tal vez según una niña con madre soltera piensa que eso es lo mejor para ella. Así que puede que cualquier familia que viva en armonía puede ser buena para un niño y no necesita madre y padre específicamente. Creemos que el ser madre o el ser padre es algo impuesto socialmente, así puede construirse socialmente en nuestras normalidades que alguien tenga dos madres o dos padres.

Pero pensando en las normalidades, es malo dejar que cosas malas (negativas o peligrosas) pasen, porque las dejamos fluir y se convierten en normalidad para nosotros. Como la desaparición de miles de mexicanos, que otros países exploten los recursos mexicanos, que el gobierno sea corrupto, que el crimen organizado asesine personas, que las mujeres vivan en peligro… Esto y mucho más debe parar, debe ser dicho, gritado, conocido. Debemos reconocer que está mal y que no debe existir. Porque esto se ha llegado a convertir en la normalidad de miles de mexicanos y se deja de intentar poner un alto por el simple hecho de que hemos aprendido a vivir cerca del mal.

Me llevo muchas preguntas de tarea, y complementar mis opiniones con las ideas de mis compañeras.